49 Vuestros padres comieron el manĂ¡ en el desierto, y son muertos.