9 Con peligro de nuestras vidas traĆ­amos nuestro pan delante del cuchillo del desierto.