8 De la carne de ellos no comeréis, ni tocaréis su cuerpo muerto; los tendréis por inmundos.