8 Mortecino ni despedazado por fiera no comerá, para contaminarse en ello. Yo soy el SEÑOR.