11 Y pondré mi morada en medio de vosotros, y mi alma no os abominará;