38 Porque Dios no es Dios de muertos, sino de vivos, porque todos viven para él.