2 Y vio también una viuda pobrecilla, que echaba allí dos centavos.