5 Y a unos que decĂ­an del Templo, que estaba adornado de hermosas piedras y dones, dijo: