62 Y saliendo fuera Pedro, llorĂ³ amargamente.