56 Y dondequiera que entraba, en aldeas, o ciudades, o heredades, ponĂ­an en las calles a los que estaban enfermos, y le rogaban que les dejase tocar siquiera el borde de su vestido; y todos los que le tocaban eran salvos.