36 Y los enemigos del hombre serĂ¡n los de su casa.