26 Y respondiendo él, dijo: No es bien tomar el pan de los hijos, y echarlo a los perrillos.