38 He aquí vuestra Casa os es dejada desierta