58 Mas Pedro le seguĂ­a de lejos hasta el patio del sumo sacerdote; y entrando, estaba sentado con los criados, para ver el fin.