23 Y entonces les confesaré: Nunca os conocí; apartaos de mí, obradores de maldad.