32 Y saliendo ellos, he aquí, le trajeron un hombre mudo, endemoniado.