37 Entonces dice a sus discĂ­pulos: A la verdad la mies es mucha, mas los obreros pocos.