5 Por tanto, no tendrás quien eche cordel para suerte en la congregación del SEÑOR.