4 Y cuando lo oyó Moisés, se postró sobre su rostro;