30 Cualquiera que hiriere a alguno, por dicho de testigos, morirĂ¡ el homicida; mas un solo testigo no hablarĂ¡ contra alguna persona para que muera.