Génesis 27:1-4; Génesis 27:22-23; Génesis 27:33

1 Y aconteció <I>que</I> cuando Isaac envejeció, y sus ojos se oscurecieron de vista, llamó a Esaú, su hijo el mayor, y le dijo: Mi hijo. Y él respondió: Heme aquí. 2 Y él dijo: He aquí ya soy viejo, no sé el día de mi muerte. 3 Toma, pues, ahora tus armas, tu aljaba y tu arco, y sal al campo, y cógeme caza; 4 y hazme guisados, como yo amo, y tráemelo, y comeré; para que te bendiga mi alma antes que muera.
22 Y se acercó Jacob a su padre Isaac; y él le palpó, y dijo: La voz <I>es</I> la voz de Jacob, mas las manos <I>son</I> las manos de Esaú. 23 Y no le conoció, porque sus manos eran vellosas como las manos de Esaú; y le bendijo.
33 Entonces se estremeció Isaac con grande estremecimiento, y dijo: ¿Quién <I>es</I> el que <I>vino</I> aquí, que tomó caza, y me trajo, y comí de todo antes que vinieses? Yo le bendije, y será bendito.