26 Al que retiene el grano, el pueblo lo maldecirá; mas bendición será sobre la cabeza del que vende.