10 El corazón conoce la amargura de su alma; y extraño no se entremeterá en su alegría.