26 El alma del que trabaja, trabaja para sí; porque su boca le constriñe.