3 El crisol para la plata, y la hornaza para el oro; mas el SEÑOR prueba los corazones.