4 El malo está atento al labio inicuo; y el mentiroso escucha a la lengua maldiciente.