2 El alma sin sabidurĂ­a no es buena; y el presuroso de pies peca.