23 El temor del SEÑOR es para vida; el que lo tenga vivirá satisfecho; no será visitado de mal.