24 El perezoso esconde su mano en el seno; aun a su boca no la llevará.