18 Por lo cual su casa está inclinada a la muerte, y sus veredas van hacia los muertos.