28 El testigo mentiroso perecerá; mas el hombre que oye, permanecerá en su dicho.