18 porque ciertamente hay fin, y tu esperanza no serĂ¡ cortada.