17 Cuando cayere tu enemigo, no te regocijes; y cuando tropezare, no se alegre tu corazón;