32 Y yo miré, y lo puse en mi corazón; lo vi, y tomé castigo.