17 El que pasando se deja llevar de la ira en pleito ajeno, es como el que toma al perro por las orejas.