10 Los hombres sanguinarios aborrecen al perfecto; mas los rectos buscan su alma.