18 Ella es árbol de vida a los que de ella echan mano; y bienaventurados son los que la mantienen.