31 No envidies al hombre injusto, ni escojas alguno de sus caminos.