30 No tienen en poco al ladrón, aún cuando hurtare para saciar su alma teniendo hambre;