34 Porque el celo sañudo del varón no perdonará en el día de la venganza;