2 Con arrogancia el malo persigue al pobre; sean tomados en los pensamientos que pensaron.