6 Dice en su corazón: No seré movido en ningún tiempo, porque no me alcanzará el mal.