18 Y se encendió el fuego en su compañía; la llama quemó los impíos.