30 Entonces se puso Finees, y juzgó; y se detuvo la mortandad.