26 suben a los cielos, descienden a los abismos; sus almas se derriten con el mal.