30 Se alegran luego porque se reposaron; y él los guía al término de su voluntad.