40 El derrama menosprecio sobre los príncipes, y les hace andar errados, vagabundos, sin camino.