25 Yo he sido para ellos objeto de oprobio; me miraban, y meneaban su cabeza.