5 El SEÑOR prueba al justo; pero al malo y al que ama la rapiña, su alma aborrece.