8 Porque has librado mi alma de la muerte, mis ojos de lágrimas, y mis pies de resbalar.